Categorías

septiembre 28, 2022

Soy valle Ve

Es una Guía Turística Cultural y de negocios de difusión virtual, que tiene como eje principal promover y fomentar el turismo en el Valle del Cauca.

ORIGEN DE LA PALABRA ‘CHÉVERE’

Es una palabra simpática, muy digna de elogio y muy del idioma español. Es una palabra que significa muchas cosas y todas son positivas:
Magnífico.
Gracioso.
Excelente.
Estupendo.
Elegante.
Buenísimo.
Bonito.
Agradable.

UNA PERSONA “CHÉVERE”: comúnmente es Bakana, Alegre, Divertida, Entretenida, de un estado de ánimo muy agradable.
UN “NOVIO CHÉVERE”: Es a la vez un novio guapo, amable, cariñoso y de buen trato.
UN PROFESOR “CHÉVERE”: Es más bien relajado.
UN OBJETO “CHÉVERE”: Además de bonito, transmite frescura y tranquilidad, y es propicio para el entretenimiento.
UN TEMA DE SALSA “QUE CHÉVERE”: Es alegre, Rítmico, Buena letra, Buena voz, te ensalza para bailar de la dama o con el caballero si tiene una letra romántica se puede dedicar.

Rumbamberos


En muchas ocasiones la expresión “Chévere” significa “Estoy de acuerdo” a la hora de cuadrar con alguien un futuro plan.


Es cada vez es menos extraña, si se le preguntan a un español qué quiere decir chévere, aunque no la use, seguramente sabe lo que quiere decir.

Turismo-en-Cali


También surgieron derivados, como cheverísimo, cheveridad y cheverongo que se usan en Colombia y Venezuela.


Pudo haber entrado al español de Colombia en la década de 1960 por influencia de la salsa y los ritmos asociados.


“Chévere”, se utiliza en las Antillas, Bolivia, Colombia, El Salvador, Honduras, México, Panamá, República Dominicana y Venezuela, según describe la RAE en su diccionario.


El antónimo de “chévere”, seria “antichévere”, sirve para designar una persona complicada, poco agradable que suele dañar los planes de diversión de la familia o de sus amigos.


Existen varias teorías sobre el origen de chévere, algunas más graciosas que otras, pero ninguna comprobada ni demasiado convincente.


Una de las teorías es que «chévere» está relacionado con la palabra de origen africano «sebede» que quiere decir elegante.


El origen de “chévere”, según investigadores como José G. Moreno de Alba y Frago Gracia, se encuentra en las lenguas africanas.


Parece ser que la palabra comienza su uso a finales del Siglo XIX, sin embargo, es muy difícil de determinar cuál es la procedencia y por donde empezó a usarse.


Al profundizar en su origen, se ve más complicado y misterioso de lo que su gran extensión sugiere y su exploración nos lleva al campo de la música cubana.


El investigador Ned Sublette, en su libro ‘Cuba and its music’ (Cuba y su música), atribuye su origen a la lengua efik, que se habla en el sureste de Nigeria.


Esta se usó como lengua ritual de una sociedad secreta afrocubana llamada abakuá, en la Habana.
Según Ivor Miller, los españoles en Cuba organizaron a los esclavos por grupos étnicos para asegurar cierto control sobre el personal, pero lo que ocurrió fue todo lo contrario: al estar agrupados, los afrocubanos lograron fortalecer lazos culturales y crear estrategias de resistencia.


La sociedad abakuá se constituyó en 1836 como resultado de esta forma de agrupación. Se llamaban a sí mismos “la gente del leopardo”.


En la sociedad abakuá, “chévere” significaba “valiente, maravilloso, excelente”. La expresión “Ma’ chévere” era en principio un título honorífico para Mokongo, cierto dignatario nigeriano del reino de Calabar, en el sureste de Nigeria.


Mokongo era reconocido por sus habilidades en el manejo de la espada contra sus enemigos y, por eso, el honorífico “chévere” se convirtió en un adjetivo que engloba cualidades positivas.


Los abakuá no solo tenían una lengua secreta, sino un conocimiento hermético que solo compartían entre sus miembros.


Entre otras prácticas, los abakuá desarrollaron una música ritual que produjo ritmos como el guaguancó. Los bongos, de hecho, eran tambores rituales que usaban los abakuá en la producción de su música.


La palabra “chévere” empezó a usarse fuera de la sociedad abakuá en la música afro-cubana. Entre sus primeras documentaciones en español se encuentra el tema titulado ‘Criolla carabalí’ (1928) del Septeto Habanero, que dice lo siguiente: “Efí Abarakó yeneka Mokongo Machebere” (“El grupo Efí Abarakó son hermanos valientes”).


Todo esto lo conoció Ivor Miller por medio de entrevistas de campo que hizo a personas mayores que conservaban información sobre los abakuá por tradición oral.


Posteriormente su significado fue cambiando para designar un atributo positivo relacionado con lo divertido, agradable y entretenido. De esta manera, la palabra “chévere” parece haber entrado al resto del español hispanoamericano por influencia de la música cubana al popularizarse.


Existen otras hipótesis, como la que se cita en un texto de Fernando Iwasaki. De acuerdo con este autor, el filólogo cubano José Juan Arrom identificó el origen de la palabra en el siglo XVI.


Un cortesano llamado Guillermo de Croy (1458-1521), señor de Chiévres, era conocido por su pomposidad y grandilocuencia. Según Arrom, “chévere” deriva de “Chiévres” por asociación con los atributos de este hombre y por derivación sonora.


Lo curioso es que chévere se utiliza hasta en zonas que no tienen una gran influencia africana.


LA PRÓXIMA VEZ QUE TE PREGUNTEN «¿CÓMO ESTÁS?», PUEDES RESPONDER «¡CHÉVERE!».

Acerca del Author